Transmisión del coronavirus y tipos de mascarillas

Salud Ecológica: Mascarillas para el coronavirus
Emitido el
10-04-2020
Perteneciente a la categoría

¿Cómo se transmite el coronavirus?

Aunque se ha encontrado la presencia de coronavirus en muestras fecales y sangre, lo que indica la posibilidad de transmisión por múltiples vías, claramente, la vía más frecuente de transmisión del coronavirus es la que se da por contacto con las secreciones respiratorias de una persona infectada. Esta se puede dar a través de pequeñas gotas de saliva que viajan suspendidas en el aire e ingresan en el cuerpo del nuevo huésped al respirar, o bien, impregnan superficies, que más tarde, directamente o indirectamente, transportan el virus hasta la boca o fosas nasales de otra persona.

Al hablar, estornudar o toser se generan gotas de saliva (denominadas gotas de Pflügge) que pueden portar virus en su interior. El tamaño de estas gotas es variable y oscila entre 6 y 100 μm. Dichas gotas no permanecen mucho tiempo suspendidas en el aire y rápidamente se depositan en la superficie. De esta forma, no son capaces de alejarse de la persona infectada a una distancia superior a 1 metro.

Es importante tener en cuenta que las gotas de Pflügge pueden fragmentarse y formar gotas de menor tamaño (núcleos goticulares de Wells de menos de 5 μm) que permanecen suspendidas en el aire varias horas y forman lo que se denomina aerosoles. La transmisión del virus por aerosoles de este tipo es un mecanismo menos frecuente, aunque en ciertas circunstancias, como en ambientes con una inadecuada ventilación, podría llegar a convertirse en un factor de transmisión importante, especialmente en ambientes hospitalarios, donde la carga viral es muy elevada (muchas partículas víricas por unidad de volumen de aire).

Por otro lado, debemos tener en cuenta que para que se produzca infección es necesario exponerse a cierta cantidad de partículas virales. Una sola partícula viral es poco probable que tenga efecto. De este modo, algunos virus muy potentes solo necesitan 10 partículas para infectar mientras que otros requieren de millones. Cuando menor sea el número de partículas virales a la que nos exponemos menor será la probabilidad de que se produzca una infección. Por eso es importante la cantidad de partículas virales que quedan en una superficie expuesta o que flotan formando parte de un aerosol. Además, el pronóstico de una persona infectada puede ser peor cuando más partículas virales entran en el organismo.

Con relación a la contaminación por contacto con superficies de elevada exposición, se ha demostrado que el coronavirus puede ser detectado en superficies de cobre pasadas cuatro horas desde el momento de contaminación, en cartón hasta 24 horas después y en plástico y acero inoxidable hasta pasadas 72 horas. Sin embargo, la concentración de partículas víricas disminuye exponencialmente con el tiempo, con lo cual la probabilidad de contagio a través de superficies contaminadas se reduce rápidamente poco después del momento de contaminación. Parece ser que, a pesar de la notable persistencia del virus en superficies sigue siendo más frecuente la transmisión vía microgotas de saliva.

Las mascarillas son una barrera contra el coronavirus

Con tal de impedir el flujo de gotas de saliva entre personas una herramienta se muestra especialmente efectiva: la mascarilla.

Evidentemente no todas las mascarillas son igualmente efectivas. Desde las mascarillas caseras de tela hasta las más sofisticadas mascarillas autofiltrantes frente a partículas y aerosoles líquidos (FFP).

Las mascarillas caseras.

A este respecto existe una gran diversidad de mascarillas caseras con diversas cualidades. Podemos Distinguir entre mascarillas de tela y de papel.

Las mascarillas de tela suelen utilizar dos capas de tela. Según la tela utilizada su eficacia es diferente. El hueco que queda entre los hilos de tejido suele ser visible a simple vista. Con estos tamaños de huecos la eficiencia en la captura de gotas tan pequeñas como las gotas de Pflügge es reducida.

Los mejores tejidos son los denominados tejidos no tejidos (TNT). Es decir, estructuras de tela creadas sin pasar por el proceso de hilado. Estas estructuras necesitan una adhesión mediante procesos térmicos, químicos o mediante un afieltrado mecánico para garantizar su integridad, y por lo general dejan huecos más pequeños que las telas tejidas.

Las mascarillas de papel dejan tamaños de poro menores que la mayoría de telas. Sin embargo siguen siendo grandes, además, el papel pronto pierde su eficacia al humedecerse y estropearse.

Mascarillas quirúrgicas

La mascarilla quirúrgica es una herramienta sanitaria que cubre boca y nariz y se constituye como una barrera física que disminuye la transmisión directa de agentes infecciosos entre el personal quirúrgico y el paciente. Estas mascarillas protegen al paciente de microorganismos que parten del personal sanitario. Es decir, se han construido para proteger al resto de personas del portador de la mascarilla. Siendo menos efectiva en la dirección opuesta, protegiendo al portador. A pesar de ello sigue dando mayor protección que las mascarillas caseras.

Las mascarillas de este tipo se confeccionan con 3 capas. La más externa es de TNT (rayón de celulosa). La más interna de papel y deja una capa intermedia de filtro (polipropileno) con un tamaño de poro de unas 10 μm. Por tanto, ofrecen una buena barrera para gotas de saliva de tamaños superiores a los 10 μm pero pueden escapar parte de los núcleos goticulares de Wells de menor tamaño. Es decir, la protección no es completa aunque si mucho más elevada que la de las mascarillas de tela.

La barrera es eficaz contra las gotas proyectadas al respirar, que salen a gran velocidad en linea recta, siendo más fácil de atrapar por las diferentes capas de la mascarilla. Sin embargo, es menos eficaz para impedir el ingreso de gotas de muy pequeño tamaño suspendidas formando aerosoles. Estas gotas viajan a menos velocidad y en su camino el aire que entra puede transportarlas esquivando los obstáculos con más facilidad. Además, parte del aire ingresa por los laterales de la mascarilla que no se ajustan a la cara del portador. La limpieza del aire interior es solo de 1,5 a 3 veces la del exterior.

Las mascarillas quirúrgicas deben cumplir con la Directiva de Productos Sanitarios 93/42/CEE, con el Real Decreto 1591/2009 (por el que se regulan los productos sanitarios) y con la Norma UNE-EN 14683:2014 que regula sus características.

De esta forma estas mascarillas se clasifican en dos tipos, Tipo I y II, dependiendo de su Eficacia de Filtración Bacteriana (EFB) y de su “Respirabilidad”.

Las mascarillas quirúrgicas de Tipo I se emplean solo en pacientes y otras personas con el objetivo de reducir el riesgo de que puedan transmitir infecciones, y no están previstas para que las utilice el personal sanitario en quirófano, donde se requiere mayor EFB.

El Tipo II presenta más eficiencia en el filtrado y puede ser, a su vez, resistente ( RII ) o no a salpicaduras. Es decir, las RII son resistentes a los fluidos y protegen también al personal sanitario de salpicaduras de sangre o fluidos contaminantes.

Mascarillas autofiltrantes frente a partículas y aerosoles líquidos (FFP):

Las FFPs son Equipos de Protección Individual (EPI) diseñadas para filtrar las partículas y aerosoles líquidos presentes en el medio ambiente e impedir que sean inhaladas por el usuario.

Se ajustan a la cara del portador sin dejar huecos entre cara y mascarilla y están diseñadas para impedir el paso de partículas muy pequeñas, de hasta 0,1 μm. La limpieza del aire interior es de 4 a 40 veces la del exterior.

Según la eficacia de filtración la mascarilla se clasifica como clase 1, 2 o 3. La clase a utilizar depende de la toxicidad del contaminante y de la concentración ambiental del mismo.

La FF P1 tiene una eficacia de filtración del 78%. Es decir, retiene el 78% de los agentes infecciosos que tratan de ingresar. Se emplean por lo general en trabajos con textiles, limpieza y reparación, así como para el tratamiento de algunas materias primas. Ofrecen un alto nivel de protección ante partículas gruesas perjudiciales.

La FF P2 tiene una eficacia de filtración del 92%. Se utilizan en trabajos de soldadura, con cal, fibra de vidrio, etc. Protegen contra partículas liquidas y solidas de pequeño tamaño. Pueden ser eficaces para impedir el contagio por virus suspendidos en aerosoles.

La FF P3 tiene una eficacia de filtración del 98%, la más recomendable para protegerse en un ambiente hospitalario o en una situación de alta exposición a coronavirus.

Las mascarillas pueden tener válvula de exhalación para facilitar la respiración y evitar la condensación. Son las más adecuadas para largos periodos de uso. Sin embargo, las mascarillas con válvula no filtran el aire exhalado por el usuario por lo que no deben colocarse a pacientes infectados de coronavirus.

¿Hay que cuidarse de las superficies contaminantes?

Es un riesgo bajo pero es posible, por ejemplo, que si alguien está entregando un paquete en una casa y esta persona está infectada, tal vez sin tener ningún síntoma todavía, las superficies que hayan estado en contacto con manos o ropa contaminada de la persona pueden transmitir el virus.

La recomendación más evidente es que cada vez que llega alguna cosa nueva al hogar, dado que la estabilidad del virus es bastante buena en el cartón y, más aún en las bolsas de plástico, se descarte rápidamente la caja o envoltorio y se laven las manos con jabón intentando evitar tocarse la cara en todo momento.

Es conveniente también evitar tocar superficies de alto riesgo. Barandillas de escaleras muy transitadas por ejemplo.

Fuentes:
García Belló. Cuestión de tamaño: por qué no es buena idea fabricar mascarillas caseras de tela. La Sexta Noticias 1ª Edición. 26/03/2020
ANEXO-II Medidas de control de infección, plan nacional de preparación y respuesta ante una pandemia de gripe. Subcomité de respuesta a la emergencia. 06/2006
How long does coronavirus live on different surfaces?. The Guardians newspaper online: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2004973?query=featured_home ¿Para qué sirven las mascarillas caseras contra el coronavirus?. AB
Neeltje van Doremalen y colaboradores. Aerosol and Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1. The New England Journal Of Medicine.
¿Para qué sirven las mascarillas caseras contra el coronavirus?. ABCdesevilla.
The origin, transmission and clinical therapies on coronavirus disease 2019 (COVID-19) outbreak – an update on the status. Mil Med Res. 2020; 7: 11.
Vídeo para la realización de mascarillas de tela
Vídeo para la realización de mascarillas de papel

Compartir