SALUD ECOLÓGICA

La salud a través de la alimentación sana y ecológica

Publicado en Artículos el 03, 03, 2016

La madre y el bebé

MUJERES EMBARAZADAS

Durante este periodo las necesidades nutricionales de la mujer son mayores que en otras etapas de su vida. La dieta debe suministrar elementos esenciales para permitir el correcto desarrollo del feto. Además, lo normal es que la madre engorde entre 9 y 15 kilos en el embarazo. El gasto de energía al realizar un ejercicio moderado es mucho mayor debido al aumento en el coste energético que supone mover mayor peso. Durante la primera mitad del embarazo se necesita un aporte extra de nutrientes para permitir el aumento de tamaño necesario del útero y los pechos, además, requiere aumentar el volumen sanguí­neo y facilitar el crecimiento de la placenta. Durante la última mitad del embarazo los nutrientes son necesarios para el feto, que muestra un rápido crecimiento y, por tanto, una necesidad imperiosa de obtener nutrientes, especialmente vitamina A, hierro y otros micronutrientes, además de la energía que almacena en forma de grasa. Una dieta adecuada durante el embarazo ayuda a la madre a ganar peso adicional que es fisiológicamente deseable y a garantizar el peso normal del bebé al nacer.

MADRES LACTANTES

Gran parte de las reservas nutricionales de la madre se agotan como resultado del embarazo y la pérdida de sangre durante el parto. Durante la lactancia la producción de calostro primero y de leche materna después aumentan las necesidades nutricionales de la madre. Por cada 800 kcal de la leche materna, la madre necesita consumir 1 000 kcal en sus alimentos dado que la conversión de la energía consumida no es total. Es recomendable que las madres amamanten en forma exclusiva a sus niños durante los seis primeros meses, empiecen a introducir otros alimentos mientras continúa la lactancia durante el tiempo que deseen. En algunos casos puede alargarse la lactancia más de dos años. Durante el período de lactancia la mujer presenta amenorrea, que puede durar de cuatro meses a 18 o más. De este modo la madre lactante puede conservar el preciado hierro que podría perder en cada período menstrual. La dieta de la madre afecta a la composición de la leche, sin embargo, en general la leche humana tiene una composición muy constante: Un litro de leche contiene aproximadamente:

  • 750 calorías,
  • 70 g de carbohidratos,
  • 46 g de grasa,
  • 13 g de proteína,
  • 300 mg de calcio,
  • 2 mg de hierro,
  • 480 µg de vitamina A,
  • 0,2 mg de tiamina,
  • 0,4 mg de riboflavina
  • 2 mg de niacina,
  • 40 mg de vitamina C.

Una dieta deficiente durante la lactancia suele producir la reducción en la cantidad de leche producida antes que en su calidad.Los carbohidratos, proteína, grasa, calcio y hierro no cambian mucho. Algunas de los nutrientes que pueden verse afectados con una ingesta insuficiente de los mismos son la tiamina, la vitaminas A y C y los omegas.

NIÑOS MENORES DE UN AÑO

Durante los primeros seis meses de vida el niño obtiene todos los nutrientes que necesita mediante la lactancia, sin adición de otro alimento o suplemento nutricional. El niño debe recibir atención periódica en el servicio de salud para vigilar que aumenta de peso correctamente al tiempo que sigue un programa de vacunación. Necesidades energéticas de los niños menores de un año: * Un bebé de 2,5 meses de edad que pesa 5 kilos requiere 5 x 120 kcal = 600 kcal diarias.

  • Un bebé de 8 meses de edad que pesa 8 kilos requiere 8 x 110 kcal = 800 kcal diarias. A los seis meses de edad se debería incorporar gradualmente alimentos complementarios mientras el niño sigue amamantado y recibe la mayor parte de la energía y otros nutrientes de la leche materna.
  • Los bebés que reciben leche maternizada o fórmula suelen alimentarse alrededor de 6 a 8 veces al día.

BIBLIOGRAFÍA http://www.fao.org/docrep/006/w0073s/w0073s0a.htm http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/infantandnewbornnutrition.html