SALUD ECOLÓGICA

La salud a través de la alimentación sana y ecológica

Publicado en Artículos el 08, 03, 2016

Como tratar el dolor físico y/o emocional

Existen muchos modos diferentes de tratar el dolor, ya sea físico o/y emocional. Algunos, pueden ser convencionales y otros, no tanto: tratamiento con fármacos (algología), promocionar la salud y la calidad de vida, ejercicio físico, nutrición adecuada, psicoterapia, tratamientos músculo-esqueléticos, etc., pero siempre es necesario tener en cuenta que, enfermedad, dolor y trauma, pueden estar totalmente relacionados. Así, para tratarla de la manera más apropiada, según su circunstancia, se hace necesario tener en cuenta esto y que la persona es una totalidad, (desde un punto de vista holístico, es cuerpo, mente y espíritu). A continuación se describen algunos tratamientos:

Tratamientos convencionales

Cuando hay malestar agudo, debido a cirugía, traumatismo físico o quemadura, el tratamiento que se suele usar son analgésicos: desde el ácido acetilsalicílico a la morfina. En las últimas fases de una enfermedad dolorosa, se utilizan combinaciones de fármacos como psicotrópicos, tranquilizantes o antidepresivos. Cuando existe un estado crónico de dolor que lo convierte en una enfermedad, se administran potentes analgésicos, cayéndose en situación cíclica de dolor, inactividad y depresión. Para ello, se desarrollan tratamientos especiales donde se combinan fármacos, con ejercicio físico, terapia ocupacional y técnicas de relajación. En la actualidad, hay dos líneas de tratamiento del dolor:

Terapia con farmacología: se administran drogas para paliar el dolor. La rama que estudia el dolor y su tratamiento es la:

Algología: Por medio de fármacos analgésicos opioides y no opioides, antidepresivos y anticonvulsionantes, además de otras técnicas, como la fluoroscopia, se realizan procedimientos de invasión mínima en quirófano. Esto conlleva, punciones profundas de alta precisión anatómica, para inyectar fármacos como: líticos, alcohol absoluto, fenol, etc.

Tratamientos no farmacológicos como: el ejercicio físico, la aplicación de frío y calor, etc. El algólogo, es el especialista en esta área de la medicina y también tiene la especialidad de Anestesiología. Trata todo tipo de dolor crónico, pudiendo intervenir en todo tipo de especialidades donde haya patologías que cursan con dolor (oncología, neurología, reumatología, etc.). Para intervenciones médicas o quirúrgicas, utiliza:

  • Anestesia: uso de una droga que inhibe la detección del dolor, se bloquea tanto el dolor como las sensaciones. Esta, puede ser total, llamada anestesia general, o parcial, en una parte del cuerpo, llamada anestesia local o regional.
  • Analgesia: modificación de la sensación de dolor sin perder la consciencia. El organismo tiene un sistema endógeno de analgesia, que puede suplementarse con analgésicos para regular el dolor. La analgesia puede realizarse en los nervios periféricos, en el sistema nervioso central o en los nociceptores. La percepción del dolor puede ser modulada por el cuerpo según la teoría de control de entrada del dolor. El sistema central de analgesia endógena está moderado por tres ingredientes principales: el núcleo mayor del rafe, la sustancia gris periacueductal y las interneuronas inhibidoras del asta posterior de la médula espinal, (que inhiben las neuronas que transmiten la nocicepción). El sistema periférico de regulación, está compuesto de distintos tipos de receptores de opioides que se estimulan como contestación a la unión de las endorfinas del organismo. Estos receptores están en muchas partes del organismo e inhiben la descarga de neuronas estimuladas por nociceptores. Según la teoría de control de entrada del dolor, la nocicepción es articulada por estímulos no nocivos como la vibración o la frotación, también por señales que provienen del cerebro en dirección a la médula espinal para eliminar o aumentar la información nociceptiva que entra.

Terapia con medicina física o electromedicina: se aplican corrientes de distinta gama y ondas sónicas para tratar el dolor, según la oferta de dispositivos de electroterapia existentes. Y es necesario diferenciar entre:

Terapia del dolor agudo: entendiendo como dolor agudo, aquel que se sufre en un momento dado por una causa puntual y dura poco tiempo. Es el más sencillo de tratar, pues normalmente está generado por una infección, un daño en un tejido blando o una inflamación. Se suele tratar con medicamentos, como analgésicos, o con técnicas adecuadas que eliminen la causa y controlen el dolor. En algunos casos, puede convertirse en dolor crónico, si no es tratado adecuadamente.

Terapia del dolor crónico: dolor causado por una enfermedad o hecho traumático que perdura en el tiempo, convirtiéndose en un dolor constante, que se siente cada día.

Terapia del dolor en enfermedades que causan dolor crónico y agudo: están descritas en la escalera analgésica de la Organización Mundial de la Salud, explicándose los distintos tratamientos. Habitualmente, el dolor crónico está generado por una operación, lesión o enfermedad, que evidencia la causa de este dolor, pero en algunos casos, puede que no se encuentre una causa aparente; esto, puede causar problemas psicológicos en el paciente y confundir a los profesionales de la salud.

Algunas terapias complementarias y alternativas para el tratamiento del dolor

Existen diferentes formas para ayudar a manejar el dolor, además de las convencionales, como:

Acupuntura:

Nació en China, sobre el 2.696-2.598 A.C. Es un método de curación empleado por la medicina tradicional china, donde se considera el dolor como energía bloqueada, y la enfermedad, se produce por desequilibrio de esta energía, que es dual: el yin y el yang. Actuar sobre los puntos de acupuntura, pretende reequilibrar el flujo energético, estimulándolos o provocando una depresión en ellos, mediante la inserción y manipulación de agujas finas en puntos concretos del cuerpo. Además, se ayudan de otras técnicas como el uso de moxas, cono o puro con el que se aplica calor a la agua o al cuerpo en los distintos puntos de acupuntura. La Organización Mundial de la Salud, reconoce que la acupuntura es un complemento eficaz para diferentes enfermedades, sobre todo de carácter crónico, pues reduce la toma de fármacos, ayuda a reducir el dolor en la cirugía o en inflamaciones. Este organismo ha realizado publicaciones con el ánimo de fomentar los estudios clínicos de esta disciplina médica, como medio de validación, formalización de su uso terapéutico y de prevención de enfermedades. La medicina moderna,tratando de explicar sus efectos de modo científico, reconoce que afecta al sistema nervioso, pues estimula la actividad de sustancias analgésicas (liberación de opioides endógenos, como endorfinas y células del sistema inmune), sustancias que el cuerpo produce naturalmente para aliviar el dolor, siendo efectivo para tratar el dolor crónico y agudo. Hay teorías nerviosas y humorales que dan explicación de como actúa la acupuntura paliando el dolor. Flores de Bach Actúa intentando llevar el equilibrio al cuerpo y a la mente, llevándolo a la autocuración, a través de esencias de flores y plantas.

Terapias mediante arte y música:

Útiles para aliviar el dolor, ya que, a través del arte o la música se puede aprender más sobre las emociones y expresarlas mejor, sentirse mejor uno consigo mismo, mejorar la forma en que se afrontan los problemas, evadirse del dolor…

Biofeedback:

Mediante un aparato de biofeedback se puede aprender a controlar funciones del cuerpo como, la tensión muscular y el ritmo cardíaco; útil para tratar el estrés y la ansiedad.

Quiropraxia:

Técnica manual que trata alteraciones músculo-esqueléticas y sus efectos sobre el sistema nervioso y la salud. Enfatiza en la capacidad inherente del organismo de curarse y se centra en el sistema nervioso y en el ajuste vertebral manual, ocupándose de la detección, análisis y corrección de subluxaciones vertebrales. Sus efectos pueden ser: el alivio del dolor en diferentes partes del cuerpo (la espalda, la cabeza, el cuello o las articulaciones), mejorar el estado general y la evolución de ciertas patologías, solucionar espasmos musculares o nervios inflamados.

Osteopatía:

Basado en la creencia de que todo el cuerpo trabaja como un conjunto y de que un trastorno en una parte del sistema afecta al resto (holismo). Es una técnica manipulativa del sistema múscolo-esquelético orientada a tratar el dolor, restaurar funciones y mejorar el bienestar y la salud. Trata disfunciones, la hipermovilidad o hipomovilidad de la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras, el cráneo, ayudando a recuperar el equilibrio corporal y los mecanismos de autocuración.

Quiromasaje o masaje:

Método de valoración, mediante la palpación corporal, y de tratamiento manual del mismo, que aplica presión con las manos a los distintos órganos y tejidos con efectos reguladores del dolor, de la energía, del estado de ánimo, el cansancio y la mente. Los efectos que puede tener en el organismo son: estimular la circulación sanguínea, aliviar el estrés o el cansancio, tratar y prevenir lesiones, recuperar la movilidad restringida, aliviar o reducir el dolor, etc.

Distracción, Evasión del dolor, gracias a poner toda la atención en algo concreto y diferente:

Puede ser muy eficaz a la hora de aliviar dolores, incluso si son muy intensos, centrarse en una música, una afición, una actividad social, la TV, etc.

Hierbas y suplementos:

El uso de hierbas y suplementos puede ayudar a disminuir el dolor. El té de hierba mate, puede ayudar a reducir el dolor durante la quimioterapia; la valeriana, ayuda a disminuir el dolor, porque es relajante muscular y sedante y favorece el sueño; la matricaria, es útil en caso de migraña, porque reduce los espasmos de los vasos sanguíneos, pero también se usa en caso de dolores menstruales, articulares o de estómago y para aliviar la fiebre; otras, como el harpagofito (planta con propiedades antiinflamtorias) ayuda en todo tipo de dolor causado por una inflamación; y el magnesio, alivia el dolor, porque actúa como relajante muscular, entre otras actividades. Otros suplementos nutricionales útiles, son: cúrcuma, condroitín sulfato, bromelaína, glucosamina y ácidos grasos, como los omegas. También, suplementos vitamínicos que incluyan vitamina D, o zinc y vitamina C, pues favorecen la curación más rápida de las heridas.

Cromoterapia:

Es el uso de la energía de la luz a diferentes frecuencias (colores), como elemento curativo, estimulante, regenerativo, antidepresivo y reequilibrante. Estudia los efectos de la vibración cromática en el cuerpo humano, comprobando que el uso variado de colores en la vestimenta, ayuda al mantenimiento de la salud. Cada color está asociado a una función.

Hipnosis:

Es un estado focalizado de la mente que la persona lo percibe como un estado de profunda y agradable relajación. Existen varias fases: en la primera, se realiza una relajación corporal guiada, en que a la parte consciente de la persona, se le hace creer que está en fase de sueño, pero no lo está; en la segunda, por medio de visualizaciones guiadas, se busca la focalización de la mente consciente, para poder introducir la mejor estrategia de abordamiento del problema. Así, se perciben los cambios como propios y se comienza a corregir las distorsiones. Se conoce que se inhiben determinadas concentraciones neuronales del córtex y se estimulan otras, con lo que, para un dolor concreto, se llega a reducir el nivel de percepción de dolor, sin uso de medicamentos, ni efectos secundarios. Se ha comprobado, que en caso de supervivencia, el cerebro es capaz, por si mismo, de dejar de percibir dolor, entonces, se puede indicar a nuestro cerebro que el dolor que percibe de la zona afectada, no es una alarma, enseñándole que es una patología puntual o crónica, consiguiendo reducir el nivel de percepción del dolor. Durante la sesión hipnótica, se puede sugerir diferentes formas de manejar el dolor. También, el uso de CDs de audio para la auto-hipnosis es útil, sobre todo, después de haber tenido una sesión de hipnosis. Se ha probado que esta técnica y otras que causan estados alterados de consciencia, son de ayuda en el tratamiento de toda clase de dolor, tanto crónico, como agudo.

Nutrición:

Una dieta equilibrada que aporte todos los nutrientes necesarios es primordial para mantener una buena salud, pero también ayuda a mejorarla y restablecerla. Para ello, es necesario realizar una dieta adaptada a la persona y a sus necesidades, teniendo en cuenta sus características: estado de salud, etapa de la vida (embarazo, menopausia), edad, sexo, actividad, metabolismo basal, etc. Una dieta apropiada basada en un estudio fiable de la persona, puede ayudar a disminuir los dolores de cabeza y las migrañas, los dolores y problemas gastrointestinales, la calcificación renal o hepática, la osteoporosis, las alergias, etc., contribuyendo a mejorar el estado psicológico. Se cree que algunos alimentos pueden afectar al dolor produciendo o aumentando dolores de cabeza, articulares o digestivos, como es el caso de la intolerancias alimenticias. Estas, se deben a la formación de anticuerpos de forma similar a una alergia, pero no del tipo IgE (que desencadena una alergia), sino de lgG. Aunque determinados alimentos pueden causar trastornos digestivos, con lo que es fácil detectar aquéllos que no se toleran, otros, producen otro tipo de síntomas que hacen difícil la relación del alimento con el síntoma, pues son patologías moderadas o de tipo crónico, pero no digestivas. Las situaciones clínicas relacionadas con intolerancias alimentarias y que al suprimir los alimentos causados, han mejorado son: problemas dermatológicos (acné, eczema, psoriasis, urticaria, etc.), trastornos gastrointestinales (dolores abdominales, constipación, diarrea, hinchazón, síndrome del colon irritable), molestias neurológicas (dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo), patologías respiratorias (asma, rinitis, dificultad respiratoria), trastornos psicológicos (ansiedad, letargia, depresión, fatiga, náuseas, hiperactividad, sobre todo en niños); otros: artritis, fibromialgia, reuma, obesidad, etc. Además, nuevos descubrimientos sobre dos componentes de los alimentos, explican como éstos bloquean la percepción del dolor: uno es la cafeína, que ha demostrado tener poder analgésico por sí sola, porque tiene efecto al hacerse pasar por adenosina interrumpiendo la transmisión de las señales de dolor al cerebro; y otro es la capsicina, la sustancia picante del ají, con potente poder analgésico que amortigua el dolor, extrayendo de las células nerviosas la sustancia denominada P, que transmite las sensaciones de dolor al sistema nervioso central, ayudando a bloquear la percepción del dolor. Otros alimentos con actividad analgésica son: ajo, azúcar, cebolla, clavos, jengibre, menta, regaliz, etc.

Relajación:

Disminuye la tensión en los músculos, impidiendo que el dolor se agrave por la tensión, reduce el cansancio, el insomnio, la ansiedad y ayuda a que otros tratamientos sean más efectivos. Algunas técnicas de relajación son: la respiración profunda, la meditación, etc. Ejercicio físico Se refiere a cualquier movimiento corporal repetitivo que se destina a mantener, mejorar o rehabilitar la salud, como: corregir un deterioro, mejorar la función múscolo-esquelética y el estado de bienestar. Se indica para músculos específicos de partes del cuerpo y como actividades energéticas y generales empleadas para restaurar al máximo la condición física de un enfermo convaleciente. La prescripción del ejercicio terapéutico variará según el propósito de su utilización. También, se dirige a mejorar la capacidad atlética. Si se practica de forma frecuente y regular, un adecuado ejercicio físico, consigue prevenir algunas enfermedades: diabetes mellitus tipo 2, enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, dolores músculo-esqueléticos, osteoporosis, etc.; y ayuda a restablecer o mejorar otras. El tiempo mínimo requerido son 30 minutos al día. Algunos beneficios de la práctica de ejercicio físico en el tratamiento del dolor y en el mantenimiento o restablecimiento de la salud, son:

A nivel físico: mejora del tono muscular, aumentando la resistencia física a la fatiga y la vitalidad, aportando más energía y capacidad de trabajo; ayuda a perder el peso excesivo o a mantenerlo, mejora la respuesta sexual, fortalece la resistencia pulmonar mejorando la circulación del oxígeno, disminuye el colesterol y el riesgo de infarto, regulariza la tensión arterial, disminuye o alivia el dolor muscular, articular y de espalda, etc.

A nivel psicológico: disminución de la ansiedad, la depresión y el estrés, aumenta la autoestima y la auto-imagen, ayuda a conciliar el sueño, distrae de preocupaciones, obteniendo más claridad para hacer frente a las situaciones difíciles, etc.

Tanto a nivel físico, como psicológico: facilita la relajación y disminuye la tensión, estimula la liberación de endorfinas (analgésicos naturales que produce el organismo y que mejoran el estado físico y psicológico), etc.

A nivel social: fomenta la convivencia y la participación social, ayuda a conocer gente nueva y a eliminar barreras a la hora de establecer nuevos vínculos, mejora la solidaridad, disminuye la violencia, favorece estilos de vida sin tabaco, alcohol y drogas, disminuye la sensación de soledad y aislamiento en las personas de edad avanzada, etc. Debe combinarse con una buena alimentación e higiene, descanso adecuado y evitando el consumo de sustancias perjudiciales para el organismo. Hidroterapia Usa el agua, fría o caliente, para aliviar el dolor, por medio de baños de zonas del cuerpo específicas. Usa: baños, lavados, afusiones, paños calientes y fríos, cataplasmas y compresas. También utiliza el agua de otros modos: presión, burbujas, ejercicios en el agua, etc. Se aplica a muchas dolencias, enfermedades y trastornos menores, como: trastornos circulatorios, estimulando la regulación vascular; trastornos metabólicos, con el fin de eliminar tensiones y toxinas mediante la sudación; trastornos respiratorios, que cursan con dolor y espasmos bronquiales; patologías del tejido conjuntivo, para conseguir la recuperación de su tersura y elasticidad, por medio de la activación del riego sanguíneo y la termodinámica.

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea:

Técnica que puede paliar el dolor, porque se envían impulsos eléctricos a los nervios, mediante electrodos sobre la piel que bloquean el dolor. Se utiliza en tratamientos de dolores agudos y crónicos. Su eficacia viene explicada por la teoría de la puerta de Melzack y Wall, en que las fibras nerviosas que transmiten el dolor hasta llegar a una sección de la médula espinal, están formadas de diferentes tipos: de conducción rápida y lenta. Si estimulamos eléctricamente gran cantidad de fibras rápidas, se puede establecer una especie de “sobrecarga del sistema” que impide la percepción del dolor. Si el bloqueo del dolor no es total, la reducción también se percibe como una liberación. Pero, únicamente cuando se aplican modos de frecuencia baja, de 2 Hz. a 4 Hz., es cuando se obtiene una analgesia basada en la producción de endorfinas. Hay diversas formas de aplicación, que permiten tener alternativas a la hora de mejorar los resultados, según la forma de aplicación de los electrodos, dependiendo de su aplicación sobre: el punto doloroso, la más usada si el área afectada conserva la piel sin erosiones cutáneas; a ambos extremos del punto doloroso; sobre el nervio, en la zona anterior al punto doloroso; en el trayecto anterior a la lesión; sobre el dermatoma; sobre puntos gatillo; sobre puntos de acupuntura; sobre la raíz nerviosa, en el recorrido longitudinal más cercano a la columna vertebral.

Visualización:

Consiste en crear imágenes o imaginarse situaciones, utilizando la imaginación, es como soñar despierto usando todos los sentidos: tacto, vista, oído, gusto y olfato. Normalmente, se usa con los ojos cerrados. Aunque no está claro cómo alivia el dolor, podría tratarse de la combinación de relajación y distracción. Para algunos podría ser una forma de auto-hipnosis, en que imágenes concretas, pueden disminuir el dolor durante la visualización u horas después. Cuando es necesario el reposo, esta herramienta puede ayudar a disminuir las sensaciones negativas, como el encierro, el aburrimiento, la ansiedad, etc. y ayudar a dormir. Normalmente, se usa en conjunto con técnicas de relajación. La visualización puede crear una imagen del dolor que se está sintiendo e intentar cambiarla en la propia imaginación, pero también puede consistir, cuando se ha conseguido la relajación, en imaginar escenas agradables, detallando las sensaciones que se generan en esa situación.

Promoción de la Salud:

Desde los sistema de Salud Pública, se intenta promover la salud como medio de prevenir la pérdida o alteración de la salud. Para ello, se intentan mejorar los conocimientos, aptitudes y actitudes de las personas para que participen, junto con los Sistemas de Salud Pública, en la responsabilidad del cuidado de su salud, favoreciendo el que opten por estilos de vida saludables, que ayuden al logro y conservación de un adecuado estado de salud a todos los niveles, individual, familiar y colectivo. Para ello, se promocionan las actividades de participación social, educación para la salud y comunicación educativa. Se considera que los factores que influyen en la salud son: la biología humana, el ambiente, el estilo de vida y la organizaciones del cuidado de la salud. Con lo que, la salud, es apoyada por la ciencia y la medicina, pero también por las prácticas individuales, ya que, ciertos estilos de vida y actitudes como: hacer ejercicio, llevar una dieta saludable, saber manejar el estrés, no fumar y no abusar de sustancias nocivas, ayudan a mejorar y mantener la salud. Y por el contrario, estilos de vida no considerados saludables, pueden ser causantes de la pérdida o empeoramiento de la salud. La participación social, junto con actividades tan básicas, como la adecuada nutrición o realizar ejercicio, pueden suponer una adecuada prevención de la pérdida de la salud, pero también ayudan reponer o mejorar mucho la calidad de vida de una persona con problemas de salud, siendo una buena herramienta en el tratamiento de todo tipo de dolor. Aunque se han expuesto bastantes métodos de forma resumida, cualquiera de ellos, individualmente o en conjunto, puede ayudar a aliviar el dolor.